La copo de nieve, la patata alpujarreña recuperada por la UGR y que de nuevo está en los huertos

La conservación e intercambio de semillas tradicionales entre los hortelanos y hortelanas de La Alpujarra se apoya en el banco de semillas ‘Variedad local Alpujarra’ en Cádiar

La Universidad de Granada, a través del proyecto de investigación Agrobiodiversidad e innovación social para el desarrollo de las comunidades de montaña, asociado a la Infraestructura de Investigación Europea LifeWatch-ERIC, ha permitido el rescate de una variedad local de patata, la denominada copo de nieve, que había caído en el olvido al convertirse en un cultivo marginal, económicamente poco rentable por su difícil encaje en el sistema agroalimentario dominante.

Existían algunas reservas de este tubérculo, aunque se trataba de especímenes que habían ido degenerando y acumulando patógenos con el paso de los años al no mantenerse el proceso de producción y renovación oportunos.

La tarea de recuperación la inició hace años un grupo de horticultores de la asociación Hortoan que pusieron el foco en un producto tradicionalmente muy valorado, siendo muy importante en este proceso de recuperación la intervención de los investigadores de la Universidad de Granada.

Qué problemas presentaba esta variedad de patata

Los tubérculos que se venían cultivando presentaban infecciones de bacterias y virus que, gracias a la ciencia, han podido ser erradicadas. Se obtienen así plantas libres de patógenos, lo que permitirá que a partir de ahora mejore la calidad y la productividad, volviéndose a cultivar significativamente esta variedad local de patata, tanto en la Alpujarra granadina o el Valle de Lecrín, como en otras zonas de Sierra Nevada, su entorno natural décadas atrás.

La labor de los investigadores de la Universidad de Granada, encabezada por Yolanda Jiménez Olivencia, ha pasado por identificar, categorizar y recuperar mediante la multiplicación de semillas, diferentes variedades locales de plantas hortícolas. En el caso de la variedad copo de nieve, antes de multiplicarla y expandirla, era necesario limpiarla de todos los patógenos, lo que se ha conseguido mediante técnicas de cultivo celular in vitro.

La conservación e intercambio de semillas tradicionales entre los hortelanos y hortelanas de la Alpujarra se apoya, desde su apertura el pasado mes de octubre, en el banco de semillas ‘Variedad local Alpujarra’ en Cádiar. Desde allí se dará continuidad al cultivo y recuperación de la patata “copo de nieve”. Por su parte, el laboratorio seguirá ofreciendo nuevas plántulas a los investigadores para su estudio y a los horticultores para su cultivo. El proyecto, trata así de transferir el conocimiento generado a la población local, los más interesados en compartir conocimientos acerca del cultivo de este producto.

La Universidad de Granada mantiene líneas de investigación en un área no muy desarrollada en otras universidades, como es el estudio y conservación de los especímenes y semillas locales de cultivo para establecer actuaciones bien fundamentadas sobre el terreno e identificar aquellas variedades que están en peligro de desaparición. En la actualidad, la variedad de patata “copo de nieve” recuperada comenzará a cultivarse hacia el mes de marzo, en las cotas altas de la sierra, y a comienzos del verano se podrá disfrutar de la primera cosecha.