La ampliación de la Reserva de la Biosfera de Sierra Nevada incluirá también a Cádiar, Carataunas, Cástaras y Órgiva

Estos municipios se debaten entre los beneficios de ampliar la Reserva de la Biosfera y el temor a restricciones

Los municipios granadinos afectados por la propuesta de ampliación de la Reserva de la Biosfera Sierra Nevada se debaten entre los beneficios que puede reportarles la total integración de sus términos municipales en esta área, como el acceso a fondos, y el temor a que conlleve restricciones que lastren su desarrollo.

En la actual reserva participan 60 municipios de las provincias de Granada y Almería. Sin embargo, una parte de sus términos municipales y bastantes de sus núcleos urbanos y actividades socioeconómicas quedan fuera, cuando lo que precisamente se busca con esta figura es promover ese desarrollo sostenible en la relación del hombre con el entorno.

La Unesco ha concluido en su última evaluación que, para que Sierra Nevada mantenga su designación de Reserva de la Biosfera, debe ampliar la zona de transición, incluyendo los núcleos urbanos. La propuesta que se ha hecho desde Andalucía es incorporar la totalidad de la superficie de estos 60 municipios, con lo que Sierra Nevada ganaría 150.000 hectáreas más de Reserva de la Biosfera. Los ayuntamientos deben darle el visto bueno en pleno antes de la fecha límite para remitir la propuesta, que es el 30 de junio. En la Alpujarra granadina entrarían a formar parte, junto con los que ya se encuentran dentro de la superficie actual, los municipios de Cádiar, Carataunas, Cástaras y Órgiva.

Algunos ya lo han hecho, como el caso de Padul. «Apoyamos la propuesta porque nos han confirmado que no supone ningún tipo de restricción y en cambio sí se puede acceder a ayudas económicas. Supone además prestigio y un sello de calidad a cualquier producto o servicio que surja desde el municipio», ha relatado a Europa Press la alcaldesa, Celia Villena (IU).

En el lado opuesto se encuentran municipios como Cástaras, cuya alcaldesa, Yolanda Cervilla (PSOE), recalca que los vecinos están «hartos de restricciones» que lo que hacen es «limitar» su desarrollo e incrementar la burocracia. «Van a proteger una Alpujarra vacía (…) se inventan cosas para que los que vienen de vacaciones se encuentren un pueblo bonito, pero no para favorecer a quienes viven aquí», ha clamado la regidora.

Según expone, la declaración BIC que existe en el municipio ya les tiene «asfixiados» y se muestra convencida de que ser Reserva de la Biosfera, lejos de traerles beneficios conllevará «nuevas normas» que temen afecten al normal desarrollo de su actividad agrícola y ganadera, además de limitarles en el ámbito urbanístico.

En un sentido similar, aunque con mayor cautela, se ve este asunto en La Calahorra. Su alcalde, Alejandro Ramírez (PP), explica que los vecinos reciben con «escepticismo» esta declaración en la línea de lo que se percibe en otros ayuntamientos del entorno del Parque Nacional.

En La Calahorra, que su castillo sea Bien de Interés Cultural ya ha supuesto en el pasado inconvenientes y el hecho de que pueda estar incluido en la reserva todo el término municipal genera «muchas dudas», sobre todo cuando se les traslada que no hay una normativa específica sobre la que se apoyen las restricciones que pudiera conllevar.

NORMATIVA DE LA UNESCO

Respecto a estas dudas, el director del Espacio Natural de Sierra Nevada, Francisco de Asís Muñoz Collado, ha incidido en que la Reserva la Biosfera es un área no protegida y no conlleva legislación específica, sino que «es un reconocimiento a unos valores que tiene la zona, como lo es un Geoparque u otros reconocimientos de la Unesco», ha relatado a Europa Press.

Recuerda así que este organismo no tiene capacidad para legislar ni de intervenir en los municipios, un asunto que está siendo tratado en las diferentes reuniones que se están manteniendo con los alcaldes de los 60 municipios afectados, a los que esta misma semana se ha remitido la documentación específica de la Unesco que acredita este extremo y se está informando de los fondos nacionales, europeos y planes de apoyo a los que podrían acceder por ser Reserva de la Biosfera.

Más optimista se muestra tras conocer la documentación el alcalde de Órgiva, Raúl Orellana (PP), que junto a Padul es otro de los municipios que más territorio aportaría a esta ampliación. «Estamos a la expectativa de que no suponga ninguna restricción tal y como nos han garantizado y creemos que puede ser un reconocimiento que tendrá beneficios desde el punto de vista turístico y de imagen», ha relatado, de modo que el asunto será previsiblemente respaldado en pleno.

Desde Cogollos de Guadix también lo ven una «buena noticia». Su alcalde, Eduardo Martos, recalca que esta designación «no conlleva ninguna carga como ha podido pasar con el Parque Natural y en cambio sí que supondrá un reconocimiento como ocurre con el Geoparque, «que ha dado mucha promoción turística al pueblo».

Hay un municipio granadino que actualmente está fuera y que con la ampliación se quedaría como una isla rodeado por la Reserva de la Biosfera, Alquife. Dadas las circunstancias, el Ayuntamiento ha solicitado incorporarse, un extremo que se está gestionando con la Unesco porque se trataría de una nueva incorporación.

El próximo 30 de junio es la fecha límite para remitir la propuesta de ampliación y rezonificación de la Reserva de la Biosfera Sierra Nevada a la Secretaría del Programa MaB en España. De julio de 2024 a septiembre de 2025 está prevista la revisión de la propuesta por parte del Comité Español del Programa MAB y su envío al Consejo Internacional de Coordinación (CIC), que emitirá unos primeros resultados en junio de 2025.

AMPLIACIÓN

La Unesco ampliará el reconocimiento de Sierra Nevada como Reserva de la Biosfera, pasando de las 172.238 hectáreas actuales a 322.519 para el año 2025, lo que supone un incremento del 87% en el área protegida cubriendo de paso en su totalidad varios municipios de la provincia de Granada y Almería, e incluyendo algunos nuevos, cumpliendo así la solicitud de la propia Unesco de ampliar el territorio de Sierra Nevada para incluir los 60 municipios que actualmente integran el Espacio Natural de Sierra Nevada.

En el caso de Almería, serán una veintena de municipios los que se verán afectados por esta ampliación, pero es en Granada donde más se dejará notar este cambio. Así, una vez concluido este proyecto, serán más de 30 municipios de la provincia los que estarán bajo el manto de esta protección. 

Gran parte de estos municipios, pese a todo, ya estaban incorporados dentro de la Reserva, pero solo una pequeña parte de su territorio, ahora, cuando se culmine la ampliación, lo estarán al 100%. En esta situación se encuentran: Dúrcal, Dílar, Nigüelas, Lecrín, Lanjarón, Cáñar, Pampaneira, La Tahá, Pórtugos, Busquístar, Juviles, Alpujarra de la Sierra, Valor, Bérchules, Nevada, La Zubia, Monachil, Güejar Sierra, Lugros, Jérez del Marquesado, Lanteira, Aldeire, Ferreira, Dólar, y Huénaja; a los que habría que sumar otros, como Trevélez o Capileira, que ya están integrados al 100%.

Lo novedoso es que, junto a esta ampliación, se incorporarán también La Calahorra, Cádiar, Cástaras, Órgiva, Carataunas, Padul, Gójar y Cogollos de Guadix.